Revista h

Edición N°72

Para los peruanos la comida es todo. Es lo que más extrañamos cuando nos vamos lejos, nuestra mayor fuente de orgullo nacional y lo que más fuertemente nos conecta con nuestros recuerdos y afectos. El aroma de un guiso nos regresa a la infancia y el sabor de otro nos remite a nuestros momentos más felices. Nos encanta alardear de la calidad y variedad de la gastronomía peruana y no toleramos que nadie se atreva a criticarla. A cada visitante ilustre que llega le preguntamos si ya probó el cebiche y si le gustó (y nos cuesta aceptar un “no” por respuesta). A fin de cuentas, es alrededor de una mesa que nos sentimos más a gusto. Vivimos para comer, y no pensamos mucho en ello. Pero deberíamos, porque sin darnos demasiada cuenta estamos agotando unos recursos que solíamos dar por ilimitados. El reportaje de portada de esta edición de h pone el foco en el mar peruano, al que estamos sometiendo a un estrés sin precedentes. Resulta que, tras años de explotación, ya no se puede ocultar la escasez de algunas especies que forman parte importante de nuestro menú. Si seguimos así, pronto podríamos estar hablando del ‘boom’ gastronómico en pasado, como otra oportunidad desperdiciada en la historia del Perú. No dejemos que eso pase.


Jaime Cordero
Editor


(+51) 202 3000
contacto@revistah.pe